Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 30 septiembre 2014

Deportes

ATHLETIC

Caparrós esconde sus cartas de cara al doble enfrentamiento ante el Sevilla y enmascara su apuesta final con canteranos como Etxeita, Medina, Goñi e Iturraspe

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Señales de humo
Javi Martínez se entrenó con normalidad después de sufrir un golpe en la tibia el pasado miércoles. / BORJA AGUDO
Joaquín Caparrós trabaja con las señales de humo. Las ven desde Sevilla pero no las entienden. De eso se trata, de jugar con las cartas boca abajo y sorprender al último rival que se cruza en el camino del Athletic hacia la final de Copa. Antes habrá un partido de Liga, banco de pruebas para el trascendental choque del miércoles, que oferta tres puntos y un puñado de sensaciones. Pueden ser buenas, malas o apócrifas. Depende del resultado final. Mientras tanto, toca esperar y observar el movimiento de piezas en el tablero rojiblanco. El técnico andaluz confeccionó ayer un entrenamiento específico, los defensas y los delanteros trabajaron por separado, en el que tomaron parte algunos futbolistas del filial. Los mezcló con los teóricos titulares para enmascarar su apuesta final.
Desde el vestuario llegan mensajes uniformados. Insisten en la importancia del choque de Liga y en la necesidad de sumar los tres puntos. Pero en la mente de la plantilla ya es miércoles, 4 de marzo. Ion Vélez ha reconocido hace poco que los jugadores llevan un mes «pensando en la Copa». Una verdad que se agradece en medio de tanta corrección. Porque el Athletic es consciente de que se juega la temporada en un solo partido, y no es el de mañana.
Ensayos
En el entrenamiento de ayer, Caparrós se afanó primero en trabajar con los defensas y después con los delanteros. No con todos, se entiende. Apartó a siete zagueros e introdujo un elemento nuevo entre tanta cara conocida: Unai Medina. El lateral del Basconia, que la semana pasada acudió a la habitual jornada de tecnificación, formó junto a Ocio, Amorebieta y Balenziaga. «Meta el cuerpo, ¡vaya fuerte ahí!», no paraba de instruirle el preparador sevillano.
Pero poco después llegó el cambio. Caparrós descompuso la línea de los cuatro de atrás y colocó a Ustaritz en el lateral derecho acompañado de Etxeita, Amorebieta y Koikili, una defensa mucho más verosímil para el compromiso liguero. Ensayaron coberturas y movimientos durante un buen rato y, al final, dejaron sitio al cuarteto que, salvo sorpresa, será titular el miércoles: Iraola, Ocio, Amorebieta y, de nuevo, Koikili.
En el otro lado del campo se ensayaban los disparos. Recepción, control y lanzamiento. Un par de 'cachorros' andaban por ahí: Iturraspe y Goñi, ambos del Bilbao Athletic. Y entonces Caparrós apartó a Llorente, Ion Vélez, Toquero y Javi Martínez para trabajar la eficacia. El medio navarro se ejercitó con normalidad después de sufrir el miércoles un golpe en la tibia.
Así que los cuatro se hartaron de rematar con los dos pies y la cabeza. El resto jugó un partidillo. Mezclados todos. Sin pistas. Sólo señales de humo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS