Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más baloncesto

CAI-TAU Cerámica Final de la Supercopa

El anfitrión del campeonato se planta en la final con una exhibición
27.09.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El CAI vuelve a la élite con una sorpresa frente al Joventut
Victoriano intenta el pase ante Mallet y Norel. / EFE
Una afición entregada henchida de emoción ante el avasallador juego de su equipo. El pabellón Príncipe Felipe vibró ayer con el CAI como en los mejores tiempos del baloncesto en la capital maña. Pero esta vez no fue la reposición de un clásico sino un presente brillante e ilusionante. De vuelta a la Liga ACB después de una interminable travesía del desierto, el plantel aragonés pasó por encima del DKV Joventut y se ganó el derecho a disputar el primer título en juego de la temporada ante todo un Baskonia. Dirán que el de la Supercopa es un trofeo menor, pero a buen seguro que la escuadra de Curro Segura peleará con uñas y dientes para acabar con el reinado baskonista en el torneo de apertura de la temporada. Su potencial teórico puede ser menor, pero van a contar con un factor a favor; una grada dispuesta a llevar en volandas a su equipo hacia el triunfo final.
Inicio titubeante
Porque ese agradecido papel ejecutó la afición zaragozana en el segundo plato servido ayer después de la pelea de gallos protagonizada por el Baskonia y el Barcelona. El CAI acabó por facturar una victoria para enmarcar después de un inicio titubeante en el primer cuarto, marcado por la ausencia de defensas contundentes. El primer asalto se lo llevó el Joventut (27-33), pero en el nuevo chocar de guantes el plantel zaragozano se vistió sus mejores galas y sacó brillo a un baloncesto intenso que acabó por desarbolar a los verdinegros.
El CAI alcanzó el descanso con una renta a favor de 50-44 y en la reanudación despegó definitivamente hasta manejar ventajas de hasta catorce puntos durante el tercer cuarto. Ya en la recta final, los aragoneses supieron administrar su renta y jugaron a su antojo con la ansiedad de un Joventut que ayer estaba huérfano del mago Ricky Rubio y que nunca acertó a dar con la tecla adecuada del encuentro. La escuadra local disfrutó de un acierto demoledor en su carta de tiro. El base Taurean Green fue el mejor de su equipo al sumar 18 puntos, 2 rebotes y una asistencia. En las filas badalonesas, Demond Mallet abanderó la faceta anotadora al acumular 18 puntos.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS