Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

Jucio contra dos etarras

Cree que debió endurecer la solicitud para los acusados de participar en un tiroteo con ertzainas en el alto de Herrera

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un juez reprocha a la fiscal que no haya pedido más cárcel para dos etarras
Oña y Mardones, durante el juicio. / EFE
El juez de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara volvió a dejar su impronta en el tribunal de lo Penal que dirige. El magistrado, que en múltiples ocasiones ha evidenciado su firme carácter a la hora de impartir justicia, protagonizó ayer la última sesión de la vista oral contra dos miembros de ETA acusados de tomar parte en un tiroteo con de la Ertzaintza en el alto alavés de Herrera en septiembre de 2003. El altercado concluyó con la muerte de otro de los terroristas implicados, Arkaitz Otazua, y con dos agentes heridos.
Guevara reprochó a la fiscal del caso, Blanca Rodríguez, que no haya elevado en cinco años la petición de cárcel para cada uno de los dos imputados. Considera que el Ministerio Público debía haber calificado los hechos como un delito de asesinato en grado de tentativa y no como un atentado contra las Fuerzas de Seguridad con resultado de lesiones. El cambio de catalogación hubiera supuesto un aumento de la condena.
La Fiscalía solicitó para Josune Oña y Asier Mardones, penas por un total de 73 y 76 años de cárcel respectivamente. Justifica esa solicitud al considerar «claramente probado» por los testimonios de los peritos, de varios testigos y de los propios ertzainas tiroteados que ambos tomaron parte en el atentado. En sus conclusiones finales, Rodríguez reclamó, asimismo, para los imputados el pago de sendas indemnizaciones de 250.000 y 300.000 euros respectivamente , además de abonar cada uno 15.000 euros a los dos ocupantes del vehículo que robaron a punta de pistola y a los que mantuvieron maniatados varias horas en un bosque.
Huellas y planos
Según el escrito fiscal, el tiroteo ocurrido en el Alto de Herrera (Álava) contra dos miembros de la Ertzaintza, fue perpetrado por cuatro etarras: Asier Mardones, Josune Oña, Urtzi Gainza -en situación de rebeldía- y Arkaitz Otazua quien resultó muerto. Todos ellos formaban parte del 'comando Ezkaurre'. El Ministerio Público cree que Mardones y Otazua fueron los autores materiales del atentado, y que Oña actúo como colaboradora necesaria para dar cobertura y preparar la huida tras el tiroteo. Se apoya para ello en las huellas de los acusados y en un plano con dibujos que describían el alto de Herrera encontrados en el registro de un piso situado en la localidad riojana de Entrena propiedad de la familia de Arkaitz Otazua.
La Fiscalía reclamó, en este sentido, ocho años de cárcel para el tercer acusado Luis Samuel Damborenea, por un delito de colaboración con banda armada ya que «su coartada no ha podido ser confirmada».
La defensa de Asier Mardones, por su parte, utilizó uno de los argumentos que suelen desplegar los letrados de presuntos miembros de ETA y aseguró ante el juez que su cliente deseaba prescindir de una defensa jurídica porque no reconoce la «legitimidad» de la Audiencia Nacional, al considerarlo un «tribunal de guerra» tribunal. Por su parte, el abogado de Josune Oña negó su participación en el tiroteo ha mantenido que su defendida no participó en la acción terrorista que se enjuicia, mientras que la defensa de Luis Samuel Damborenea, ejercida por su propio tío, calificó la instrucción policial de «sumamente débil». «Mi sobrino ha podido ser un vago, pero tonto no es», subrayó.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS