Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Álava

ÁLAVA
Se hace camino al rodar
La médica María Valencia parte hoy desde Vitoria para viajar con un catalán hasta Nueva Zelanda a bordo de un 'cuatro latas' durante casi dos años
01.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Se hace camino al rodar
AVENTURA. MARÍA VALENCIA POSA JUNTO AL COCHE EN EL QUE REALIZARÁ LA TRAVESÍA./ BLANCA CASTILLO
El hormigueo de vivir en movimiento le viene a María Valencia por conducto genético. Entre sus recuerdos de pequeña figura el día que, estando la familia en Orozko, al padre se le ocurrió coger el coche para viajar a Yugoslavia. Casi tres décadas después, la madre anda preocupada por la aventura mayúscula que hoy emprende María desde Vitoria: llegar a Nueva Zelanda a bordo de un 'cuatro latas'. «Sí, ella está preocupada, pero ya ha mirado vuelos para hacerme una visita en Siria».
A María no le hace falta una declaración jurada para demostrar su condición de 'culo inquieto'. Es una turbina de generar entusiasmo, gesticula permanentemente con las manos y busca la mirada cómplice del interlocutor. Estudió Medicina para ofrecerse como cooperante, profundizar en las enfermedades tropicales y viajar. Pudo encontrar un empleo eventual como médica de familia en Vitoria, pero fiel a su espíritu se fijó en otro lugar. En Corralejo (Fuerteventura), donde pasa consulta desde 2005 en un centro de salud.
-¿Y cuándo vuelva en un par de años, qué?
-No tengo trabajo fijo, pero fijo que tengo trabajo. Cuando volví de Indonesia, me dije '¿qué hago en Fuerteventura?' Me sentía un poco estancada y por eso necesitaba algo más para poder seguir creciendo.
Dicho así, parece que lleva toda la existencia atada a una silla. Pero no. A los diecinueve años se había ido con una amiga a Calcuta, donde conoció a una ya anciana Madre Teresa, «muy maja, tranquila, humilde y cercana». Aquel viaje la marcó y decidió acumular más experiencias para su currículum vital.
Ha ayudado tres meses en un centro dermatológico de la selva de Manaos (Brasil) que trataba la lepra; en Benín y en Filipinas con los jóvenes cooperantes vascos. Y ya 'asentada' en Canarias, abrió paréntesis de un año para ejercer la profesión en Indonesia, cuatro meses después del tsunami. «En mi caso se junta todo: el interés por la medicina tropical, por viajar y lo humanitario. Quiero conocer gente y culturas diferentes, abrir la mentalidad y la forma de pensar. Habría que mandar viajar a mucha más gente de las que parece».
Y ahora es cuando grita un órdago a pares. Junto a un chico catalán, Xavi, que respondió afirmativamente a su reclamo por internet para alcanzar los confines del mundo, María emprende hoy desde Vitoria la aventura capitular. A bordo de un 'cuatro latas' tratarán de llegar juntos a Mongolia. Y ella continuará hasta Nueva Zelanda. Si quieren conocer el recorrido y los modos de cubrirlo no se pierdan lo que sigue. Y si desean saber cómo les va, entren en el blog vitoria-nuevazelanda4l.blogspot.com.
«Desde pequeña quería dar lavuelta al mundo por carretera en un viaje que no fuera fácil. Recurrí a internet no muy convencida para encontrar un acompañante y respondió bastante gente, pero es un tema complicado. He hecho casi un 'casting', je, je, porque necesito un apoyo, no alguien a quien tenga que ir arrastrando». La primera conversación telefónica con Xavi la convenció. «Me pareció interesante, con experiencia, buena actitud y mentalidad abierta».
Quedaron en Barcelona y establecieron el recorrido, además de los medios de locomoción. Conducirán hasta Alicante y allí se embarcarán en un ferry a Orán. Después, carreteras junto a las costas de Túnez, Libia, Egipto y Jordania antes de parar en Palestina, donde ella tiene interés por comprobar el funcionamiento de los centros de salud.
Luego Siria, Líbano, Turquía, Armenia, Irán y las repúblicas ex-soviéticas de Asia hasta alcanzar Mongolia. «Allí venderíamos el coche y compraríamos dos caballos para recorrer el país». Xavi retorna y María, casi a los dos años de partir, alcanzaría Nueva Zelanda «para trabajar en una granja o en algo de deportes".
«Nuestro lema es 'sobre la marcha', vivir el momento y el día a día, resume con un entusiasmo que no decae. Para María Valencia, se hace camino al rodar. a.resa@diario-elcorreo.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS