Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 abril 2014

Cultura

fundación caja vital
Sancho el Sabio gana memoria

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Sancho el Sabio gana memoria
COLABORACIÓN. José Yrizar (izquierda), acompañado de Gerenabarrena y Carmen Gómez. / J. MONTES
Sancho García de Recalde, vecino de Villanueva de Vergara, vendió a su vecino Pedro Ibáñez de Aróstegui la tercera parte de la tierra que había heredado de su padre. La propiedad estaba junto al arroyo de Oabide, zona lindante con la dehesa de Oagarri y el camino real. El acontecimiento sería de lo más intrascendente si no fuese porque ocurrió en 1392 y ha llegado a nuestros días sobre la superficie amarillenta de un pergamino.
El documento que recoge esta transacción comercial es el más antiguo del Archivo Yrizar de Bergara y Azkoitia, que desde ayer está en depósito en la Fundación Sancho el Sabio, de la Caja Vital. Con esta adquisición, el centro no sólo podrá bucear y tratar de conocer mejor la historia de Euskadi, sino también la de América Latina; varios miembros de la familia Yrizar ocuparon cargos de importancia en la administración colonial en Perú y Colombia, por lo que existen legajos que incluso describen el terremoto de Lima de 1746.
La adquisición temporal de estos fondos por parte de la fundación fue presentada ayer en un acto en el que Iñaki Gerenabarrena, vicepresidente primero de Caja Vital, aprovechó para agradecer la generosidad a la familia Yrizar por haber «sido capaz de conservar su memoria, que ya ha pasado a ser la de todos». Porque «para conocernos tenemos que tener algo más que certidumbres o mitos; hace falta tener los papeles». Con la adquisición del depósito del archivo, la fundación no sólo entra en contacto con un montón de papeles viejos, sino que «los pone a disposición de los investigadores y del público en general» gracias a las facilidades que aportan las nuevas tecnologías.
Tratamiento técnico
La directora de la Fundación Sancho el Sabio, Carmen Gómez, tampoco escatimó agradecimientos para los Yrizar por confiar a la institución un archivo «que ha tenido muchas novias y que, finalmente, se ha quedado aquí». Eso sí, se encargó de recordar su «respeto absoluto» a la hora de reconocer que «la documentación pertenece a la familia» y que la fundación únicamente disfruta de su depósito «hasta que se termina el tratamiento técnico, hasta que se digitaliza y se pone a disposición del usuario». Porque, al final, «ese es nuestro objetivo fundamental, poner a disposición de la gente la cultura vasca, la memoria vida de un pueblo sin manipular».
El encargado de recibir tanto agradecimiento fue José Yrizar, quien mostró su «satisfacción por asegurar la pervivencia de los archivos. Tras ver los trabajos de la fundación, decidí que lo mejor era traerlos aquí». Entre las pequeñas joyas que integran el impresionante fondo documental hay desde «documentos de la flota de México del siglo XVI hasta cartas de Esquilache», pasando por una «relación del material de guerra que dejó el ejército de los Países Bajos tras la rendición de Breda». Además, se incluye correspondencia de dos miembros de la familia que fueron diputados de Guipúzcoa durante el siglo XIX.
José Irizar también explicó el secreto para conservar esos cincuenta metros lineales de documentación que seguro deparan curiosas sorpresas: «En casa se guardaba todo, y son muchos años de historia».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS