Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 abril 2014

Sociedad

CARMEN FLORES, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DEL DEFENSOR DEL PACIENTE
«No vale con poner una queja en Atención al Paciente, hay que denunciar a Osakidetza»
«El colapso registrado en las urgencias hospitalarias por la gripe es inadmisible», advierte Flores
13.01.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«No vale con poner una queja en Atención al Paciente, hay que denunciar a Osakidetza»
Flores, en la sede de la asociación en Madrid. / JOSÉ RAMÓN LADRA
La presidenta de la asociación Defensor del Paciente no se anda con medias tintas. «Cuando un enfermo siente que se está produciendo un abuso debe denunciarlo y no hay más que hablar», espeta Carmen Flores.

-¿Qué derechos tienen los pacientes ante la situación de colapso que están viviendo las urgencias hospitalarias de la red pública vasca?

-En primer lugar, los usuarios no tienen por qué soportar ningún tipo de saturación. Cuando un paciente llega a un hospital y tardan mucho tiempo en atenderle, lo primero que tiene que hacer es hablar con el jefe de Urgencias y presentar una reclamación a la Consejería de Sanidad, no en Atención al Paciente. El escrito debe reflejar lo que el enfermo ha vivido, cómo le han atendido... El usuario no tiene ninguna culpa de haber cogido una gripe importante y dirigirse a Urgencias. La mayoría lo hace porque los ambulatorios no están preparados para atender este tipo de emergencias.

-¿El trámite de la denuncia es muy complejo?

-No. Se trata de hacer un escrito, remitirlo vía burofax o correo certificado a la Consejería de Sanidad dejando constancia de lo ocurrido. La cosa no tendría más importancia si la Administración funcionase bien y diese una explicación a lo sucedido. No obstante, la situación en el País Vasco es más compleja por la guerra existente entre entre el personal sanitario y Osakidetza.

-¿Entiende que el conflicto laboral afecta de alguna manera a la saturación de las urgencias hospitalarias?

-Muchísimo. Afecta sobre todo al paciente que no tiene la culpa de nada. El usuario quiere tener un médico descansado y que esté pagado fantásticamente. El usuario no pregunta cuánto cobra el facultativo, lo que quiere es que le atiendan porque se ha puesto enfermo, no por darle guerra al médico. Desgraciadamente uno no puede controlar si coge gripe o se pone enfermo.

-Osakidetza califica la situación de «normal» para la época del año en la que nos encontramos. ¿Es normal que un paciente tenga que estar ingresado dos días en un box de Urgencias?

-No. Es anormal y tercermundista. Lo normal sería que hubiesen previsto que en invierno hay gripe y que las personas con patologías serias puedan colapsar las Urgencias. La falta de previsión es la anormalidad de la situación que ahora mismo están viviendo la mayoría de hospitales. Desde luego no se puede hablar de normalidad cuando un paciente tiene que estar más de cuarenta horas en un box o cuando hay enfermos amontonados en los pasillos. De hecho, los pasillos ya se han convertido en un servicio normal de Urgencias, cuando la realidad es que se atenta contra el honor y la intimidad del paciente. Que un médico esté mirando a una persona delante de mucha gente o que las patologías estén mezcladas es un síntoma de que algo no funciona bien.

Problemas de gestión

-¿Cuánto debería pasar como máximo un paciente en las urgencias?

-Si al paciente le tienen que hacer una analítica, la espera se puede prolongar unas tres horas, no más. Lo que suele ocurrir es que existe una mala distribución de los pacientes. A no ser que el enfermo llegue con una pérdida de conciencia o por un accidente, uno puede esperar horas a que un médico le vea.

-¿Cree que se trata de un problema de gestión?

-Por supuesto. Hay que pensar que ocho de cada diez personas que acuden a Urgencias no necesitarían ir a un hospital. Con un ambulatorio que estuviese preparado sería suficiente.

-¿Los pacientes abusan de las Urgencias?

-Hay alguno que sí, pero no es la norma. Le voy a poner un ejemplo ocurrido la semana pasada en el País Vasco. Póngase en situación. Una mujer con una niña con anginas y 39 de fiebre. El ambulatorio le da cita para dentro de cuatro días. ¿Qué pasó? Pues que esa madre no tuvo más remedio que ir a Urgencias porque en la farmacia no le daban un antibiótico para la niña. Situaciones así son las que hacen que los enfermos vayan a las Urgencias hospitalarias. Es más, es que en el propio ambulatorio lo recomiendan.

-En muchos casos son los propios trabajadores los que recomiendan a los pacientes poner una denuncia. Sin embargo, son muy pocos los que finalmente lo hacen. ¿Por qué?

-Lo que vamos a hacer con la demanda es tratar de presionar para que se arregle el servicio. No se trata de ir contra nadie, sino contra la propia Administración. Lo que se está denunciando en el escrito no es que el personal sanitario te haya tratado mal. Lo que se demanda es la situación que el paciente ha vivido. Muchas veces, los profesionales sanitarios tardan muchas horas en atendernos.

-Y el paciente se desespera.

-También hay que pensar que en la mayoría de los casos el personal no da abasto. No es que no quieran hacerlo, es que no pueden. A veces se trata al paciente de forma grosera porque los profesionales sanitarios están hasta arriba de trabajo. ¿Quién tiene la culpa en ese caso? ¿El profesional? Pues no. Lo que pasa es que está en una situación de estrés. El médico está colapsado, el paciente no aguanta y... La mayoría de las agresiones registradas en los centros sanitarios se producen en las Urgencias hospitalarias.

c.barreiro@diario-elcorreo.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS