Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 2 septiembre 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Vuelve el quebrantahuesos
Álava aprueba con polémica un plan para devolver a sus montes la rapaz más grande de la fauna europea
06.09.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Los que lo han visto dicen que no hay nada comparable a su majestuoso planeo. Y su mirada, enigmática y profunda, es de esas cosas que impactan y nunca se olvidan. Pero lo que lo hace especial es su habilidad para romper grandes osamentas atrapándolas con sus garras y lanzándolas desde cierta altura contra las rocas, algo que magnificaba la inolvidable voz de Félix Rodríguez de la Fuente en su programa televisivo 'El hombre y la Tierra'. El quebrantahuesos, la rapaz más grande de la fauna europea con sus 120 centímetros de longitud y casi tres metros de envergadura, fue hasta hace cincuenta años ave habitual en el País Vasco. En castellano y en euskera, las gentes del campo lo llamaban 'levantahuesos', 'águila chivata' -por sus barbas de chivo- 'quebrantón' y arrano gorria -en contraposición con arrano beltza o águila real-. En Álava, criaba en Valderejo y en Sobrón hasta los años sesenta. También lo hacía en Urkiola y en el desfiladero de Pancorbo (Burgos). Los últimos ejemplares asentados anidaban en Sobrón y Valderejo hasta principios de los ochenta. Sus rompederos de huesos eran canchales conocidos en Vallegrul y Peña Roja.

16 observaciones

Este gigante de los cielos, en peligro de extinción en el País Vasco y en España, ha vuelto a colonizar los montes vascos a partir de los 90. Tres áreas, Urbasa-Lóquiz (entre Navarra y Álava), Andia (Navarra) y Aralar (entre Navarra y Guipúzcoa) han sido testigos de su presencia. Los intentos de reproducción en Andía no han tenido éxito. Pero en toda la muga entre País Vasco y Navarra se controlan todos los inviernos entre dos y seis quebrantahuesos distintos con un gran número de observaciones en sierras y montañas alavesas. «Hasta en 16 ocasiones ha sido avistada esta fabulosa rapaz en Álava en los últimos cinco años. Las últimas, en mayo en Orbiso y en junio en el Toloño, en la Rioja alavesa», revela el técnico foral del servicio de Biodiversidad de la Diputación alavesa, Joseba Carreras.

También en Picos de Europa se ha hecho habitual su silueta, especialmente de inmaduros, y este verano se ha disfrutado de su planeo en la sierra de Ordunte.

El plan de gestión del ugatza-quebrantahuesos en euskera-, aprobado por la Diputación de Álava en junio de 2007, es el primero de la comunidad autónoma. Tiene como objetivo eliminar todo aquello que incide en la regresión de la especie, de modo que pueda garantizarse su asentamiento en las zonas donde desapareció e incluso en nuevos territorios. La polémica ha saltado al interferir en los planes de expansión eólica de municipios alaveses.

Para que un plan de reintroducción funcione, deben coordinarse el mayor número de administraciones. «Se busca un texto común sobre cómo actuar y luego se adapta a cada territorio, a su hábitat y las amenazas concretas a las que hay que hacer frente», explica Carreras.

Picos de Europa

En estos momentos, Asturias, Cantabria, Castilla y León, País Vasco y Navarra elaboran conjuntamente un gran proyecto Life para que la gran rapaz disponga de un gran corredor de tránsito entre Pirineos y Picos de Europa, donde se piensa soltar ejemplares, tal y como se ha hecho con éxito en los parques naturales andaluces para volver a ver en sus antiguos territorios de campeo y reproducción a este verdadero rey de los cielos. Hay que tener en cuenta que en los Pirineos existen ya 113 unidades reproductoras.

Aunque el número de ejemplares ha aumentado de manera constante en los últimos años, no lo ha hecho así su tasa de reproducción, sin que los científicos sepan por qué.

El uso de venenos sigue siendo el factor más importante de mortalidad (43%), mientras que la colisión con tendidos eléctricos (24%) y la caza ilegal (15%) son también causas de bajas. La destrucción de su hábitat, la presencia humana en la zona de cría y la disminución de la cabaña ganadera extensiva son otras amenazas. La fuerte dependencia de sus parientes dificulta enormemente su expansión y la colonización de nuevas áreas.
Vocento
SarenetRSS