Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 abril 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
ÁLAVA
Ryanair dejará de volar desde Foronda en octubre pese a tener una ocupación del 80%
La Diputación, que ha pagado ya a la compañía 643.000 euros, se plantea pedir responsabilidades «si no justifica su decisión» La firma irlandesa de bajo coste alega ahora «escasa rentabilidad»

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Ryanair dejará de volar desde Foronda en octubre pese a tener una ocupación del 80%
FORONDA. Pasajeros embarcan en uno de los boeing de Ryanair. / EL CORREO
Foronda volvió a vivir ayer un nuevo capítulo triste en su ya dilatada historia de desencuentros por conseguir pasajeros para su infrautilizada terminal. Los rumores de una posible marcha de la compañía de bajo coste Ryanair de Vitoria se han confirmado. La firma, que enlaza Foronda con Londres cinco días a la semana y cuatro con Dublín, anunció ayer que dejará de operar en la capital alavesa desde finales de octubre por razones de rentabilidad. «No es que las cifras sean muy malas, pero están por debajo de la media», confirmó a EL CORREO Caitriona Beggan, Ejecutiva de Márketing y Ventas para España de la firma irlandesa. «No se mueve en los baremos que manejamos», añadió.

¿Y cuáles son estos baremos? Para Beggan, un vuelo de los denominados 'low cost' debe moverse por encima de un índice de ocupación del 80%. Y ese porcentaje sólo se consigue algunos meses puntuales del año. «En Semana Santa o julio y agosto, los números son buenos. Pero el resto del año se mueve entre el 70 y el 80%. Y eso a largo plazo no es rentable», reconoció. Por ello, el 24 de octubre será el último día en que se pueda volar a Dublín; y el 25, a Londres, tres días antes de que comience la temporada de invierno.

La decisión de Ryanair sorprendió al nuevo Ejecutivo foral del peneuvista Xabier Agirre. Y es que, un convenio suscrito por la Diputación y la compañía aérea el 29 de diciembre de 2005 obligaba a ésta a operar en Vitoria hasta el 31 de diciembre. A cambio, la Administración foral le pagaría 1.050.000 euros por su labor de promoción turística de Álava a través de su página web. De esta cantidad, Ryanair tan sólo ha recibido 643.000 euros repartidos en dos pagos, 261.000 el año pasado y 382.000 este ejercicio. «Se le ha abonado las cantidades cuando justificaba los pagos por su labor de márketing y promoción del territorio», aseguró Arantza Zenarrutzabeitia, diputada de Promoción Económica.

La Diputación se reserva ahora la posibilidad de «exigir responsabilidades» a la firma irlandesa. «Asumiremos las acciones que consideremos oportunas, pero antes vamos a escucharles para que justifiquen su decisión», anunció la política jeltzale. Lo cierto es que en el Gabinete Agirre reinaba ayer un gran malestar con Ryanair por las formas empleadas a la hora de dar a conocer la noticia. Primero lo comunicó a los medios de comunicación antes que a la propia Diputación. «Todavía no nos han notificado nada», se quejó Zenarrutzabeitia. A última hora de la tarde tampoco se había producido la comunicación.

Estrategia comercial

La misma sensación de sorpresa e incluso rabia se produjo en medios turísticos y hosteleros de la provincia, máxime cuando se han cumplido las previsiones iniciales planteadas por Ryanair. Y es que, cuando la compañía de bajo coste inició el 17 de febrero de 2006 sus operaciones con Londres esperaba mover al año a 60.000 pasajeros, una cifra que calificó de «éxito». Aún no se han cumplido dos años, y ya ha desplazado a 110.000 personas, según datos de la propia compañía. Lo mismo ocurre en el caso de Dublín, con 21.000 viajeros desde el 24 de enero, fecha de inicio de la operación.

En cualquier caso, Ricardo González Placer, gerente de VIA, la sociedad dedicada a la promoción del aeropuerto vitoriano, no lo da todo por perdido. «Igual, lo que hoy es negro mañana es blanco. Sé un poco de aviación y las cosas suelen cambiar en poco tiempo. Hay margen hasta octubre para que haya cambios», vaticinó. Incluso, la propia Zenarrutzabeitia se atrevió a hablar de «una posible estrategia comercial de cara a vender más billetes o a cambiar las rutas».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS