El Correo

Vitoria, 30 nov (EFE).- El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha señalado hoy que para que haya una buena sintonía con el Gobierno español y el PNV pueda apoyar los presupuestos del Estado éste debe retirar los recursos contra leyes vascas, hacer las transferencias pendientes y respetar el autogobierno.

Urkullu ha concedido esta noche la primera entrevista desde su toma de posesión al grupo de la radiotelevisión pública vasca EiTB, que ha tenido lugar en la Casa de Juntas de Gernika (Bizkaia), donde el pasado sábado día 19 juró el cargo.

Preguntado por las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien hoy se ha mostrado dispuesta a volver a analizar algunos de los recursos de inconstitucionalidad presentados contra leyes vascas, el lehendakari ha considerado que "es positivo escuchar ese tono y el contenido" de lo que ha dicho, pero ha advertido de que hay que verlo plasmado en "hechos concretos".

Ha recordado que desde septiembre de septiembre de 2015 el Gobierno central ha interpuesto "una media de un recurso al mes" contra Euskadi, por lo que una de las primeras cuestiones a abordar es "el modelo de Estado y el respeto al autogobierno".

Para un posible apoyo del PNV a los presupuestos del Estado sería necesario a su juicio la retirada de los "más de 30 recursos" presentados y que se transfieran las "más de 30 materias y funciones pendientes".

Además, ha mencionado que ambos ejecutivos deben abordar los 1.600 millones de euros pendientes del Cupo -lo que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas- según los cálculos del Gobierno Vasco, y otras cuestiones sobre política energética e industrial, el sector primario, la situación del aeropuerto de Foronda o el acceso del TAV a las capitales vascas.

En materia de autogobierno Urkullu apuesta por alcanzar un pacto en el Parlamento Vasco para su actualización y ha señalado que aspira a que se pueda celebrar durante esta legislatura una "consulta legal y pactada" a la ciudadanía vasca sobre ese acuerdo.

Respecto a la paz, ha constatado que su Ejecutivo sigue comprometido en ayudar al desarme de la organización terrorista porque "es una de las prioridades para la consolidación de la convivencia", al tiempo que ha criticado a ETA por seguir "perdiendo el tiempo" al no desarmarse.

También ha anunciado que el nuevo gobierno de coalición PNV-PSE-EE contempla crear en el Parlamento Vasco una Ponencia específica sobre Memoria, a la que llevarán un texto en el que se diga que "matar estuvo mal" con el fin de que sea suscrito por todos los grupos.

Ha vuelto a defender el repliegue de las Fuerzas de Seguridad del Estado, ya que como contempla el Estatuto de Gernika, con el desarrollo de la Ertzaintza como policía integral se debía ajustar el número y funciones de las FSE.

Se ha referido asimismo a las dos detenciones de presuntos yihadistas practicadas hoy en Euskadi y, aunque ha reconocido que este asunto supone "una preocupación latente ante un fenómeno globalizado", ha opinado que los vascos no deben estar más preocupados de lo debido y que en esta materia hay una buena coordinación con el Gobierno español.

Preguntado por la falta de un escaño para tener mayoría absoluta en el Parlamento, ya que PNV y PSE suman 37 de los 75 parlamentarios, el lehendakari se ha mostrado convencido de que "hay muchas posibilidades de concordancia" con otros partidos, aunque no ha querido pronunciarse sobre qué grupo de la oposición ve más cercano.

Sin embargo, ha criticado al líder de Sortu, Arnaldo Otegi por decir que la Ertzaintza también ha matado, ya que aunque ha reconocido errores en la actuación de la Policía vasca, le parece "inadmisible equiparar" la voluntad de matar de una organización terrorista con un error de una actuación policial.

Al término de la entrevista ha dejado escritos sus cinco objetivos prioritarios para antes de que acabe la legislatura en 2020: Reducir el paro por debajo del 10 %; disminuir en un 20 % la tasa de pobreza; consolidar la paz, la convivencia y los derechos humanos; actualizar el autogobierno con un pacto estatutario y situar a Euskadi entre los tres primeros países en índice de desarrollo humano.