El Correo

Madrid, 1 dic (EFE).- El camionero detenido ayer en Irún (Guipúzcoa) y el arrestado en Aranjuez (Madrid) por yihadismo pasarán mañana a disposición de sendos jueces de la Audiencia Nacional, que decidirán sobre su ingreso en prisión o su puesta en libertad.

En el caso del detenido en Irún, le tomará declaración el juez José de la Mata, investigado por planear cometer un atentado con un camión, imitando el método empleado por el terrorista que este verano atropelló en Niza (Francia) a cientos de personas y mató a 84.

El detenido es transportista internacional, circunstancia que le da acceso a un camión de similares características al empleado en el atentado de Niza, según han confirmado a Efe fuentes de la investigación.

Este presunto yihadista, Allal El Mourabit, que fue arrestado cuando regresaba de Alemania a bordo un camión de gran tonelaje con el que solía recorrer distintos países europeos, había intentado viajar a Siria para unirse al Dáesh.

Su detención se enmarca en una investigación, que permanecía abierta desde 2013, sobre un grupo de personas que "estaban sufriendo un proceso de radicalización yihadista" y que llevó a arrestar a dos de ellas en Pamplona (Navarra) y en Calahorra (La Rioja), en 2015 y el pasado 26 de octubre.

En cuanto al detenido en Aranjuez, se trata de un marroquí acusado de ser clave en el aparato de propaganda y captación del Dáesh. Le tomará declaración la juez Carmen Lamela.

Según la Policía Nacional, "se había radicalizado en los últimos meses mostrando un intenso fanatismo y un consumo constante de contenido visual mediante el cual se autoadoctrinaba para la práctica de acciones terroristas individuales contra la población civil".

También afirman que su actividad en la red era incesante, incluso durante su jornada laboral.

Se trataba de un miembro muy activo y clave dentro de la estructura descentralizada de propaganda y adoctrinamiento de Daésh y era partidario de la "yihad individual" con la que el Daésh busca "trasladar la guerra al corazón de los hogares de occidente", le que lo encuadra, según Interior, en los parámetros que definen la figura del terrorista individual o "actor solitario".