El Correo

Sopela , 1 dic .- El Ayuntamiento de Sopela ha informado de dos posibles casos de envenenamiento a perros después de que dos animales tuvieran que ser atendidos tras haber ingerido, supuestamente, restos de comida mezclados con veneno para caracoles.

En una nota, el Ayuntamiento vizcaíno ha señalado que el suceso se produjo el pasado 29 de noviembre cuando dos perros que presentaban síntomas de intoxicación tuvieron que ser atendidos por un veterinario.

Al parecer, los animales habrían comido restos de arroz y pollo mezclados con otra sustancia de color azul, presumiblemente algún veneno para caracoles, mientras paseaban por el parque de La Ballena.

Tras tener conocimiento de los hechos, la Policía Municipal de Sopela procedió a una intensa inspección ocular por el parque, haciendo especial hincapié en la zona del frontón y sus inmediaciones.

El Ayuntamiento ha señalado en su comunicado que, según fuentes policiales, no se observaron restos de comida y ninguno de los presentes en el parque hizo referencia a hechos similares.