El Correo

Barakaldo, 1 dic .- La asociación la Cuadri del Hospi ha entregado al Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces para la investigación del cáncer infantil 129.520 euros que ha recaudado mediante la venta de papeletas del sorteo de la moto Harley Davidson del cantante Fito Cabrales.

Representantes de La Cuadri del Hospi, una asociación de padres de niños que padecen o han padecido cáncer, y el propio cantante han entregado el dinero recaudado dentro del proyecto "La vida es algo que hay que morder" para el que Fito cedió su Harley V-Road.

La representante de La Cuadri del Hospi, Susana del Amo, ha agradecido a Fito Cabrales su ayuda en este proyecto, que incluía la grabación de un vídeo con enfermeras y niños, con el tema "Acabo de llegar" del artista bilbaíno, con el que la asociación pretendía "visualizar" a los niños y adolescentes que padecen cáncer.

Ha destacado la importancia de los fondos recaudados para financiar los proyectos de investigación en el cáncer infantil que tiene una incidencia "muy pequeña" respeto al cáncer en general y los presupuestos "van un poco en concordancia" a esa baja incidencia.

Fito Cabrales ha señalado que participar en esta iniciativa ha supuesto "un antes y un después" en su vida y que ha sido "muy emocionante" colaborar con La Cuadri del Hospi y ha destacado que ha servido para que mucha gente conozca la labor que realiza la asociación.

La jefa de la unidad oncológica pediátrica del Hospital Universitario Cruces, Itziar Astigarraga, ha agradecido la ayuda que servirá para seguir avanzando en la investigación contra el cáncer para que los niños "se curen con la mejor calidad de vida posible".

Con el dinero recaudado se van a desarrollar dos proyectos sobre leucemias y linfomas, en los que se van a analizar algunas proteínas y marcadores para buscar posibles alteraciones en los sistemas de defensa y vigilancia que fallan en los niños que tienen cáncer.

Además, BioCruces investigará en otro grupo de cánceres, como son los sarcomas óseos que aparecen más en los adolescentes, y continuará las investigaciones sobre las posibles secuelas de los tratamientos del cáncer infantil centrándose en los problemas de fertilidad.

La Cuadri del Hospi ya había donado en 2015 a BioCruces 76.000 euros que se han empleado para dos estudios centrados en el cáncer infantil más frecuente, las leucemias, y analizar los factores genéticos que hacen que algunos niños recaigan en la enfermedad o respondan peor a algunos medicamentos.

Además, ha llevado a cabo un proyecto de evaluación de secuelas neuro-cognitivas para mejorar la calidad de vida de los niños supervivientes de tumores cerebrales mediante la contratación de una psicóloga dedicada a este estudio.

También ha iniciado un proyecto dirigido por las enfermeras de la unidad de oncología pediátrica del Hospital Universitario Cruces para mejorar los cuidados de los niños con cáncer mediante la prevención de infecciones y el desarrollo de actividades educativas.