El Correo

Bilbao, 1 dic (EFE).- CCOO de Euskadi ha celebrado la disposición de la patronal Confebask y los sindicatos a tratar un acuerdo que dé prevalencia a los convenios vascos y ha apostado por que las partes asuman un compromiso formal, no escrito, por el desbloqueo de la negociación colectiva sectorial para que tenga eficacia.

El secretario general de CCOO de Euskadi, Unai Sordo, ha hecho este análisis en una conferencia de prensa en Bilbao, en la que ha presentado las demandas de la central para la negociación colectiva en 2017, en la que defenderá aumentos salariales de entre 1,8 y 3 %, incrementos de sueldos "progresivos" -mayores para los que menos ganan- y "salarios mínimos de convenio", fijados en el 60 % del salario medio del sector.

CCOO también propondrá negociar al Gobierno Vasco, en la mesa de diálogo social, una línea de ayudas que favorezcan las medidas de flexibilidad interna pactada en situaciones de crisis en empresas, así como la creación de un protocolo de actuación en estos casos para gestionar los procesos de crisis de manera ordenada y buscando la continuidad de la actividad productiva y el empleo.

Asimismo, defenderá la inclusión en los convenios que la indemnización por finalización de contrato temporal se equipare a la de los contratos indefinidos, es decir, 20 días por año trabajado, para desincentivar el uso de la contratación eventual en favor de la estable.

Sordo y la responsable de Acción Sindical del sindicato, Mari Cruz Vicente, no han vinculado estas demandas con la consecución de un acuerdo interprofesional entre la patronal Confebask y los cuatro grandes sindicatos de Euskadi (ELA, LAB, CCOO y UGT) que dé preferencia a los convenios vascos sobre los de ámbito estatal, que ven posible tras la reunión de ayer entre estas partes.

Han considerado el encuentro "un hito importante" para intentar poner orden en las relaciones sindicales en Euskadi, aunque han puntualizado que el posible acuerdo sería "puro y exclusivo" de "estructura", sin más contenidos.

A su juicio, es "una buena base" el borrador presentado por Confebask, en el que establece que los convenios sectoriales en Euskadi, tanto los vigentes como los ultraactivos, tendrán preferencia.

Han advertido, sin embargo, de que en el supuesto de lograr un acuerdo, éste tendría escaso recorrido si las partes no impulsan la renovación de convenios y se desbloquea la negociación colectiva en Euskadi.

Sería "como coger agua con un cesto de mimbre. Está muy bien, pero el agua se va entre los mimbres", ha dicho Sordo.

A su juicio, la renovación de convenios colectivos "es un reto de país", que "alude" a la patronal, a los sindicatos vascos y también puede hacerlo al Gobierno Vasco "en la medida que puede incentivar algunos comportamientos respecto a otros".

El responsable de CCOO de Euskadi ha puesto de manifiesto que hace cuatro meses era "impensable" un espacio intersectorial abierto con presencia de todos los sindicatos, incluidos ELA y LAB, sindicatos que hace poco "seguían acusando a Confebask de querer ilegalizarlos" y "decían que negociar con Confebask es dar cobertura a la patronal", ha indicado.

"Parece que algo ha cambiado" cuando ayer se sientan "con esa patronal", ha dicho Sordo, quien ha opinado que el nuevo escenario es consecuencia del acuerdo alcanzado en julio pasado entre Confebask y los sindicatos CCOO y UGT, con el aval del Gobierno Vasco, para blindar los convenios vascos, que "ha movido el panorama socio-sindical" vasco.

Según ha indicado, los ausentes en aquel pacto se han visto forzados a "aparecer en la mesa" de ayer ante la "contradicción" que supone defender el marco vasco de negociación colectiva y no participar en un foro en favor de la prevalencia de los convenios vascos.

Respecto a la negociación colectiva de 2017, CCOO considera que es prioridad "absoluta" la creación de empleo y apuesta por iniciar la recuperación del poder adquisitivo de los salarios perdido durante la crisis y por el cierre de "las brechas de desigualdad" existentes.