El Correo

Bilbao, 30 nov (EFE).- La patronal Confebask y los cuatro grandes sindicatos de Euskadi (ELA, LAB, CCOO y UGT) aspiran a firmar en enero un acuerdo interprofesional que dé preferencia a los convenios vascos sobre los de ámbito estatal, aunque también han coincidido en que sin un desbloqueo de la negociación colectiva este pacto tendrá poca utilidad.

Las dos partes, patronal y sindicatos, han constituido hoy la mesa negociadora para buscar este acuerdo, en una reunión que se ha celebrado en la sede del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), en Bilbao.

Hoy Confebask ha presentado una borrador de propuesta, hasta el 16 de diciembre las sindicatos tendrán de plazo para presentar sus alegaciones, y el 10 de enero se reunirá de nuevo la mesa negociadora.

A la reunión de hoy no han asistido los máximos responsables, sino los encargados de la negociación colectiva, como el director de departamento Jurídico-laboral de la patronal, Jon Bilbao, y los sindicatos han enviado a los responsables de sus áreas de negociación colectiva o formación, como Joseba Villarreal (ELA), Mari Cruz Vicente (CCOO), Xabier Ugartemendia (LAB) y Maribel Ballesteros (UGT).

El acuerdo interprofesional es una vía recogida en el Estatuto de los Trabajadores y fija las reglas para resolver los conflictos de concurrencia entre convenios de distinto ámbito.

En la práctica, supondría que los convenios colectivos firmados en el País Vasco tendrían prevalencia sobre los estatales, lo que arreglaría uno de los problemas, ya que con el decaimiento de los convenios vascos y su no renovación se aplican convenios estatales con condiciones peores.

El borrador presentado hoy por Confebask es sencillo: se refiere exclusivamente a la estructura, tiene una vigencia indefinida, con un periodo de denuncia, fija la composición de la comisión paritaria que haga el seguimiento, el ámbito de aplicación -para toda la comunidad autónoma- y establece que los convenios sectoriales en Euskadi, tanto los vigentes como los ultraactivos, tendrán preferencia.

Villarreal (ELA) ha destacado favorablemente que el borrador de Confebask no exija la necesidad de paz social (para negociar): "Confebask ha cambiado de posición. Se cumplen dos condiciones que nosotros poníamos, que no hubiera obligación de paz social y que prevalezcan los convenios de aquí".

Al acabar la reunión, todos han expresado su confianza en que se pueda firmar el acuerdo en enero; "un acuerdo de estructura no tiene demasiada complejidad", ha comentado Vicente.

Pero también han coincidido en que, al margen del acuerdo, tiene que haber un compromiso para revitalizar la negociación colectiva para que este acuerdo influya.

Villarreal (ELA) ha comentado que un acuerdo interprofesional "no tiene en sí mismo nada que ver con la negociación colectiva sectorial; lo que nosotros decimos es que los contenidos en cada convenio se tienen que pelear en cada uno de los sectores. Este acuerdo en sí mismo no va a salvar la negociación colectiva sectorial, que está bloqueada por Confebask".

Ballesteros (UGT) ha mostrado su satisfacción por la reunión que puede permitir avanzar en la recuperación de las relaciones laborales, mientras que LAB también se ha mostrado a favor del acuerdo. Ugartemendia ha considerado necesario blindar los convenios vascos de las injerencias estatales y también ha acusado a la "cerrazón" de la patronal del bloqueo de lo negociación colectiva.

Jon Bilbao, de Confebask, ha dicho que han intentado plantear un borrador "en términos razonables. La impresión no es mala, somos optimistas y creemos que podemos llegar a un acuerdo".

También ha reconocido que es necesario el posterior desbloqueo de la negociación colectiva porque, como ha subrayado Bilbao, "este acuerdo pretende que los convenios que seamos capaces de pactar, queden protegidos; si no hay pactos, no hay nada que proteger".

La cita, que ha durado tres horas, ha estado dedicada en sus dos primeras horas y media a una discusión por la presencia de la nueva patronal guipuzcoana Garen, que ha acudido a la reunión cuestionando la representatividad de Confebask en el mundo empresarial.

Confebask estaba legítimamente en la reunión como miembro de la CEOE, pero Garen ha cuestionado su representatividad y le ha pedido que muestre sus números de afiliados, según ha explicado el secretario general de Garen, Juan Ramón Apeztetxea.

Finalmente, Garen ha abandonado la reunión, con el compromiso de que si a su vez demuestra su representatividad entre la patronal guipuzcoana, será admitida a la mesa de negociaciones.