El Correo

Madrid, 30 nov (EFE).- La Audiencia Nacional juzga este jueves por actos de violencia callejera, entre 1999 y 2002 en Tolosa, a Garikoitz Ibarluzea, alias "Guipuzcoano", detenido la semana pasada en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Londres y que quedó en libertad tras pagar una fianza de 5.000 euros.

Ibarluzea se dio a la fuga cuando en 2006 iba a ser juzgado por estos hechos junto a otros siete jóvenes, quienes finalmente fueron condenados a penas de uno y dos años de cárcel, después de alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, que inicialmente les pedía entre 32 y 96 años de cárcel.

Ante estos antecedentes, la sección primera de lo Penal, el tribunal al que correspondió juzgar a estos jóvenes y ante el que fue llevado Ibarluzea tras su arresto, decidió dejarle en libertad bajo fianza hasta la celebración del juicio.

Al igual que esos siete jóvenes, Ibarluzea está acusado de participar en acciones de violencia callejera como la quema de contenedores, cajeros automáticos, un autobús, una oficina de correos y otra de la Seguridad Social, cometidos todos ellos en la comarca de Tolosa desde 1999.

En concreto, el grupo estaba acusado del lanzamiento de artefactos incendiarios y piedras a la vivienda de dos concejales socialistas en la localidad guipuzcoana de Ibarra en septiembre de 1999, y en 2000, cócteles molotov a la sede del "Diario Vasco" de Tolosa y la estación de trenes de esta población, así como a una sede social del PNV.

Además, en enero de 2001 junto con otros siete jóvenes intentó destruir la sede de la Tesorería de la Seguridad Social de Tolosa y en noviembre de ese mismo año causaron desperfectos en el vehículo de un trabajador de la Consejería vasca de Interior y en el de otras personas que estaban estacionados en la mima calle en Ibarra.

También se le atribuye al grupo el lanzamiento de artefactos incendiarios contra la oficina de correos de la localidad de Alegría (Gipuzkoa) y contra un autobús urbano en Tolosa, ambas acciones ocurridas en enero y mayo de 2002, respectivamente.

Ante de darse a la fuga, Ibarluzea fue detenido en 2002 por la Guardia Civil e ingresó en prisión por un delito de terrorismo, pero fue puesto en libertad al año siguiente y en 2006 no se presentó al juicio.

Ibarluzea, nacido en 1981 en Ibarra (Gipuzkoa), fue detenido en marzo de 2010 en Londres cuando se encontraba en su puesto de trabajo como cocinero en una cadena de alimentación de productos orgánicos en el barrio de Soho, en la capital británica, pero más tarde el Reino Unido falló en contra de su extradición al considerar "no válida" la euro-orden de arresto dictada contra él.

Ahora estaba en libertad y había decidido volver a España en un vuelo de bajo coste, pero la Policía le detuvo tras identificarle en el aeropuerto y lo puso a disposición de la Audiencia Nacional.