El Correo

Bilbao, 30 nov (EFE).- El acusado de matar a su novia en octubre del año pasado en Erandio (Bizkaia) es culpable de un delito de asesinato con alevosía, según el veredicto adoptado por unanimidad del jurado popular en el juicio seguido en la Audiencia de Bizkaia por este caso.

En su fundamentación, alabada por su precisión y detalle por el magistrado Alfonso González Guija y expuesta ante el acusado, el jurado considera probado que el procesado, J.V.D.G, de 39 años, es culpable de matar de forma intencionada a su novia Almudena Matarranz el 3 de octubre del año pasado en la vivienda del hombre en Erandio.

En este caso, las partes personadas, incluidos el acusado y su defensa, han pactado pedir 12 años de prisión -dos menos que los pedidos inicialmente por las acusaciones- para el procesado, que ha admitido en el juicio haber matado a su novia el 3 de octubre de 2015 y haber escondido el cadáver debajo su cama, donde lo encontraron agentes de la Ertzaintza dos días después.

En su argumentación, el jurado ve probado, por los informes de la Ertzaintza, los testigos y los forenses y la autoinculpación del acusado, que J.V.D.G. se abalanzó de forma súbita en su casa de Erandio sobre su novia, que no pudo defenderse -como evidencia la ausencia de restos del procesado en sus uñas y las leves lesiones que presentaba en los brazos- cuando le colocó un cojín sobre la cara hasta que la asfixió.

El jurado también considera, en línea con el relato de los hechos acordado por la Fiscalía, la acusación particular, el abogado del Estado y la defensa, que el acusado tenía las facultades mentales muy disminuidas y ve necesario que se le aplique tratamiento especializado.

A su juicio, ha quedado probado que J.V.D.G. creía que existía un complot en su contra, protagonizado por dos antiguos compañeros de colegio, y del que en el momento del crimen pensaba que su novia forma parte.

En el acuerdo alcanzado entre todas las partes sobre cómo ocurrieron los hechos, las acusaciones han atenuado su petición de pena inicial por los problemas de salud mental que padece J.V.D.G.

A su juicio, se trata de un delito de asesinato con alevosía con la agravante de parentesco y la eximente incompleta de enajenación mental.

Las partes han acordado pedir 12 años de prisión para J.V.D.G. e indemnizaciones de 60.000 euros y 30.000 euros para los padres y el hermano de la víctima, respectivamente.