El Correo

Bilbao, 30 nov (EFE).- El pleno del Ayuntamiento de Bilbao ha aprobado hoy los presupuestos municipales para 2017 con los votos a favor de los concejales del equipo de gobierno (PNV-PSE), la abstención del PP y la postura contraria de EH Bildu, Udalberri y Ganemos.

El presupuesto del consistorio para el próximo año asciende a 527,9 millones de euros, lo que supone 18,1 millones de euros más (3,6 por ciento) que en el actual ejercicio. Sumadas las cuentas de organismos autónomos y empresas públicas municipales, el presupuesto consolidado sube hasta los 571 millones de euros.

En el pleno extraordinario de hoy, el gobierno municipal, que dispone de mayoría absoluta en la corporación, ha rechazado las enmiendas a la totalidad del presupuesto que han defendido EH Bildu, Udalberri y Ganemos, y ha transaccionado con la oposición un total de 20 enmiendas parciales, correspondientes a proyectos por un valor global de 1,6 millones de euros.

De ellos, la mayor parte, 1,1 millones, han sido negociados con el PP, que ha conseguido introducir en los presupuestos una partida de 250.000 euros para la construcción del polideportivo de San Mamés, 200.000 euros para la compra de nuevos autobuses urbanos y 100.000 euros para realizar un estudio sobre las posibilidades urbanísticas del soterramiento del tren de alta velocidad en Bilbao, entre otras actuaciones.

La aceptación de estos proyectos por parte del equipo de gobierno ha llevado al PP a retirar la enmienda a la totalidad que había presentado y a abstenerse -por segundo año consecutivo- en la votación final del dictamen presupuestario.

EH Bildu, que había presentado 107 enmiendas parciales con proyectos valorados en 25 millones de euros, ha considerado insuficiente que el gobierno municipal haya admitido cinco de sus iniciativas, por un montante de 300.000 euros, 140.000 de ellos para un programa de ayudas para la compra de taxis eléctricos y 70.000 euros en relación con el euskera.

Udalberri, que ha llevado al pleno 60 propuestas parciales que suponían una inversión de 43 millones de euros, ha conseguido la admisión de dos de sus proyectos, por 100.000 euros: 90.000 para ampliar las colonias de verano y 10.000 para aumentar la subvención a Askabide.

Ganemos Goazen Bilbao ha dicho que esperaba más del equipo de gobierno, que, de sus 46 enmiendas parciales (14 millones de euros), ha aceptado 3, por 100.000 euros: 40.000 para ayudas a refugiados, 30.000 para el control y cuidado de animales y 30.000 para prevención de la violencia de género entre jóvenes.

Al final del pleno, el alcalde, Juan Mari Aburto, ha "tendido la mano" a los grupos municipales para seguir trabajando por una ciudad que es "mejorable".

En el debate previo a las votaciones, la concejala de Hacienda, Marta Ajuria (PNV), ha destacado que se trata de un presupuesto "realista, pues es reflejo de la coyuntura económica actual", así como "solidario, porque no deja a nadie atrás" y "proactivo" ya que "impulsa la actividad económica" y también "da voz a la ciudadanía".

Ha remarcado que es un presupuesto "comprometido con Bilbao" y dirigido fundamentalmente a generar actividad económica y empleo, mantener unos servicios públicos de calidad y garantizar la calidad de vida y el bienestar de los vecinos.

Ajuria ha puesto de relieve que es el presupuesto "más participativo de la historia" de la capital vizcaína puesto que recoge 17 nuevos proyectos surgidos del proceso de participación puesto en marcha por el consistorio para recoger la voz de vecinos y asociaciones.

Ante las críticas de la oposición en materia de empleo, la concejala de Hacienda ha resaltado que el plan de empleo para 2017 prevé 191 contrataciones directas por parte del consistorio, 25 en empresas de inserción y otros 300 puestos de trabajo en compañías privadas.

Ha negado que el presupuesto contenga "recortes" y ha asegurado que "todos los ejes estratégicos del equipo de gobierno se han incrementado, salvo el de seguridad".

La portavoz de EH Bildu, Aitziber Ibaibarriaga, ha considerado que es un presupuesto "insuficiente, mucho peor que el de 2016", ya que "no recupera inversiones ni el aumento responde a una mejora de los servicios".

Ha dicho que son unas cuentas públicas "continuistas con el modelo del PNV" y que en ellas "no se aprecia la influencia del PSE".

Ibaibarriaga ha reprochado al gobierno municipal que haya preferido "buscar el apoyo del PP, la derecha más rancia", a lo que el portavoz del Grupo Popular, Luis Eguíluz, ha respondido que "bienvenida la derecha rancia que obtiene 100.000 euros más en cooperación y desarrollo y 20.000 más para luchar contra la violencia de género".

Eguiluz se ha mostrado "contento y moderadamente orgulloso" de los proyectos propuestos por el PP que han sido aceptados por el gobierno municipal y se ha mostrado partidario de "jubilar la política de la negación, del no es no".

Francisco Samir Lahdou, portavoz de Ganemos, ha considerado que el presupuesto es "tibio y cauteloso" y "no entra a cuchillo" en abordar las "desigualdades" que persisten en la ciudad.

Ha dicho que esperaba "mayor sensibilidad para paliar las desigualdades cronificadas en la villa" y ha afirmado que "Bilbao necesita un revulsivo económico que le permita ser algo más que una ciudad de servicios al calor del Guggenheim".

La portavoz de Udalberri, Carmen Muñoz, ha considerado que son unas cuentas públicas "congeladas en lo social" y que no son las que "merece" la capital vizcaína, ya que no se abordan de forma decidida problemas como la falta de empleo, la pobreza, la desigualdad o la violencia machista.

"El médico, el PNV, se tapa los ojos para no ver los dolores del paciente, Bilbao", ha dicho Muñoz.