El Correo

Bilbao, 19 oct (EFE).- Cáritas Bizkaia, la Fundación Eroski y Laboral Kutxa han renovado hoy el convenio de colaboración para entregar "vales de alimentación" a personas acompañadas por la organización de caridad en este territorio.

Este proyecto se puso en marcha hace más de siete años para cubrir las necesidades de muchas personas y familias en situación o riesgo de exclusión social acompañadas por Cáritas Bizkaia.

Los "Vales de alimentación", cuyo valor facial es de 30 y 50 euros, tendrán una caducidad de entre seis meses y un año y -además de estar sellados por Cáritas Bizkaia-, deberán llevar adjunto el "volante de derivación" de Cáritas con los datos de la persona para su informatización.

La cuantía de la ayuda por familia será -dependiendo del número de miembros de la misma y sus circunstancias- de entre 60 y 110 euros mensuales, durante un máximo de seis meses, prorrogables solo en casos excepcionales.

Será Cáritas Bizkaia, a través de sus servicios de acogida, quien valore la situación de cada familia para determinar si cumple los requisitos y, en caso afirmativo, la cuantía y duración de la ayuda.

Los vales deberán ser canjeados únicamente por productos de primera necesidad del ámbito alimenticio y de higiene básica; quedando excluidos el resto de productos.

Los vales de alimentación posibilitan el acceso en la cobertura de necesidades básicas de una forma que favorecen la dignidad y capacidad de elección de las personas, de manera que no buscan una función asistencial sino integradora en la sociedad. Se pueden canjear en todos los establecimientos de Eroski.

Eroski y Laboral Kutxa aportan la infraestructura necesaria para la iniciativa solidaria y, además, realizan sendas aportaciones monetarias adicionales a la de Cáritas.

Además, está previsto que en los próximos meses se vaya implementando una "Tarjeta monedero" recargable, una herramienta más digna y normalizadora que irá sustituyendo progresivamente al sistema actual.