El Correo

Vitoria, 18 oct (EFE).- El diputado general de Álava, Ramiro González (PNV), ha anunciado hoy que a la hora de negociar los presupuestos de la institución foral de 2017 "no le va a influir" los posibles acuerdos para conformar el próximo Gobierno Vasco.

González, en su comparecencia posterior a la reunión de Consejo, ha desvelado que próximamente va a iniciar una ronda de contactos con todos los grupos en las Juntas Generales para "sondear" su disposición a llegar a acuerdos con su equipo de gobierno en torno a los presupuestos de Álava para el próximo ejercicio.

Ha considerado que lo mejor que le puede pasar al territorio es tener presupuesto en 2017 y ha mostrado su intención de conocer la disposición de los distintos grupos a llegar a acuerdos.

El diputado general ha desvinculado ese diálogo y la posibilidad de llegar a acuerdos con lo que pueda pasar en las negociaciones que mantengan los partidos para conformar el próximo Gobierno Vasco y ha esperado que al resto de grupos junteros tampoco les influya.

El PNV gobierna en coalición con el PSE la Diputación alavesa, pero carecen de mayoría suficiente en las Juntas Generales al sumar 18 de 51 escaños, algo que también ocurre en el Gobierno Vasco donde el Partido Nacionalista (28) y los socialistas (9) están a falta de un escaño para sumar mayoría (38).

Lo único que ha adelantado de las líneas maestras de su propuesta negociadora es que los presupuestos deberán ayudar a la recuperación económica y del empleo de calidad en la provincia, que mantengan los servicios sociales de "primer nivel" y que haya una "visión global" del territorio.

Además, González se ha congratulado del acuerdo alcanzado ayer en las Juntas Generales para aprobar una reforma normativa que permita que los ayuntamientos que quieran puedan recargar el IBI de las viviendas vacías, en "armonización" con lo que tienen Bizkaia y Gipuzkoa.

Ha argumentado que esto supondrá un impulso al mercado de alquiler y del propio mercado inmobiliario, y también ha destacado la capacidad de los grupos para llegar a acuerdos en materia de fiscalidad.

Por último, ha puesto en valor la otra modificación aprobada ayer para que se pueda bonificar hasta el 99 % de este impuesto a las rentas familiares que no lleguen a los 42.000 euros anuales.