El Correo

Madrid, 18 oct (EFE).- El fiscal ante el Supremo ha pedido hoy al tribunal que confirme la condena a 92 años de cárcel que la Audiencia Nacional impuso al exdirigente de la banda terrorista ETA, Eneko Gogeaskoetxea, por intentar matar al rey Juan Carlos I, en la inauguración del Museo Guggenheim en Bilbao en 1997.

El Supremo ha celebrado hoy la vista del recurso que Gogeaskoetxea presentó contra su condena, y durante la misma su abogada ha señalado que el Rey Juan Carlos nunca fue el objetivo del atentado, sino la inauguración del museo.

Sin embargo, el plan del atentado, que resultó frustrado, consistía según la Audiencia en colocar unos maceteros con granadas autopropulsadas Mekar con el objetivo de acabar con la vida del rey Juan Carlos I.

La sentencia revisada hoy considera probado este relato. Además, según ha recordado el fiscal, Gogeaskoetxea, junto a su compañero del "comando Katu" Kepa Arronategi -condenado también por estos hechos-, fue sorprendido manipulando las jardineras por dos agentes de policía que se interesaron por lo que hacían.

En ese momento el condenado disparó al policía ocasionándole la muerte, por lo que fue también penado por ese asesinato y obligado a indemnizar a su viuda con 500.000 euros.

En su huida, el condenado amenazó con el arma y utilizó a varios conductores para que le trasladaran a diversos puntos de la ciudad de Bilbao.

Por todos estos hechos fue condenado por un delito contra la Corona española en grado de conspiración; de los delitos de atentado con resultado de muerte, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas y coacciones y de otros dos delitos de detención ilegal.

Gogeaskoetxea era considerado uno de los máximos responsables del aparato 'militar' y 'logístico' de la banda terrorista ETA cuando se produjo su detención en Cambridge (Reino Unido) en 2011.