El Correo

Madrid, 18 oct (EFE).- La Comisión de Fomento del Congreso ha rechazado hoy una proposición no de ley del PNV en la que se exigía al Gobierno la planificación de todas las obras pendientes de la "Y vasca" y se abría la posibilidad de que el Ejecutivo autonómico se hiciera cargo de las obras, a cuenta del Concierto Económico.

La iniciativa ha contado con el respaldo del PSOE y de Ciudadanos, de quienes el PNV ha aceptado algunas enmiendas, pero ha sido rechazada por el PP, Unidos Podemos y el grupo mixto.

En declaraciones a los medios antes de la reunión de la Junta de Portavoces, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, se ha quejado de los retrasos que llevan las obras y ha puesto en evidencia la imposibilidad de cumplir los plazos, pese a que en campaña electoral el PP asegurara -ha apostillado- que estarían culminadas en tiempo.

Algo que es "absolutamente falso" para "cualquiera que sepa cómo están las cosas", ha señalado Esteban, quien ha reclamado "planificar verdaderamente" tanto en tiempo como en presupuesto esta infraestructura.

Esteban, quien ha negado con rotundidad que el PNV esté negociando ya con el Gobierno de Mariano Rajoy los presupuestos generales del Estado (PGE) para 2017, ha confiado en que haya "un cambio de actitud" del Ejecutivo, especialmente en sus relaciones con el Gobierno Vasco.

La proposición no de ley sometida a votación, tras el acuerdo con PSOE y Ciudadanos, urgía al Gobierno a presentar, con urgencia y en todo caso en un plazo no superior a tres meses, la planificación de todas las obras pendientes de la Y vasca.

También aspiraba a adoptar decisiones concertadas en el marco de la comisión interinstitucional entre las administraciones del Ministerio de Fomento-ADIF, Gobierno vasco y ayuntamientos de las ciudades afectadas, sobre la definición y los contenidos de los proyectos que salgan a licitación en relación con las obras de penetración y reforma de las estaciones de Bilbao, Vitoria, Irún y San Sebastián.

Y que incluyera un calendario detallado de los plazos, el acceso y la remodelación y nuevas estaciones en las capitales citadas, así como la ejecución de las obras de superestructura y las conexiones de la Y vasca desde Vitoria con Burgos y Pamplona.

Además, la propuesta pedía que, de no ser ejecutado de forma inmediata con cargo a los PGE y fondos europeos correspondientes, se firmase un nuevo convenio de colaboración con el Gobierno Vasco por el que se pudiera encomendar a la administración autonómica la ejecución de las obras del nudo de Bergara y de los accesos y estaciones a las tres capitales citadas y su financiación a través del concierto económico del País Vasco.

El diputado del PNV Íñigo Barandiaran, encargado de defender la proposición en la Comisión, ha indicado que, debido a su complejidad, el tramo del nudo de Bergara se subdividió en cinco subtramos, licitados entre septiembre de 2014 y febrero de 2015.

Sin embargo, ha dicho, las obras de ejecución de esos cinco tramos han estado paralizadas desde su inicio y ni siquiera han llegado a arrancar, debido a las "bajas temerarias" y a que el presupuesto de licitación planteado por el Ministerio de Fomento se redujo, en su adjudicación final, en cantidades cercanas al 50 por ciento.

Leopoldo Barreda, del PP, ha repartido las culpas de los retrasos con el argumento de que el PNV también ha generado dificultades, por ejemplo sobre los cambios en la entrada a Bilbao, y ha subrayado que en cinco años se han invertido cerca de 2.600 millones de los 5.200 que costará toda la obra.